...::; a:Ditoday ;::...

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

“Solo los exagerados están enterrando el papel”

Correo electrónico Imprimir PDF

diarios2Un reportaje sobre el futuro de la prensa analiza con datos la realidad de un sector que tiene futuro gracias a la combinación del ADN papelero con la evolución en internet. Cada día 14,3 millones de españoles consumen prensa. Ni es minoritaria ni exclusiva de edades avanzadas: casi el 40% de quienes tienen entre 25 y 45 años la leen a diario. Lee el artículo ‘Prensa, luego existo‘.

 

 El reportaje fue publicado ayer domingo en los diarios regionales de Vocento y traza un panorma de realidad con el que se desmienten las profecías del fin del papel.

.-Cada día 14,3 millones de españoles consumen prensa.
.-Ni es minoritaria ni es exclusiva de edades avanzadas: el 40% de quienes tienen entre 25 y 45 años la leen a diario.
.-Warren Buffet, tercera fortuna del mundo, acaba de comprar 62 publicaciones locales del Grupo Media General. Lo explica en una sola frase: “En las ciudades con un gran sentido de la comunidad no hay institución más importante que el periódico local”.
.-El periódico impreso ni es minoritario ni exclusivo de generaciones veteranas. En España, 14,3 millones de personas leen prensa a diario, de las que más de ocho millones se decantan por diarios regionales.
.-Las audiencias: El porcentaje ás alto (41,2%) está entre los 45 y los 54 años, la diferencia con otras franajs de edad no es tan abismal: el 39,6% de los que están entre los 35 y 44 años y el 37,6% de quienes tienen entre 25 y 34 consultan cada día alguno de los 130 periódicos que se publican en nuestro país.
.-2.300 millones de personas leen cada día un periódico en los cinco continentes.
.-Jennifer Preston, de The New York Times: “Debemos dejar de referirnos a los diarios solo como productos impresos. Casi todos publican en papel, pero también ‘online’. Contamos historias en palabras, en vídeo… Las redacciones se centran ahora en móviles, en tabletas…”.
.-Rosental Alves, profesor de la Universidad de Texas: “Un periódico no es solo papel, también es todas sus extensiones digitales. No es que vaya a adaptarse para seguir existiendo, es que hoy ya es otra cosa”.
.-Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento: “Teniendo lectores y anunciantes, los periódicos tienen vida perpetua”.
Como conclusión, las palabras de Rosental Alves: “Solo los exagerados están enterrando el papel”. Lo verdaderamente importante “es que las empresas periodísticas sigan existiendo”.

‘Prensa, luego existo’ (Lee el reportaje de Elena de Miguel)
En plena superabundancia informativa, ¿dónde están las noticias más fiables? Los lectores lo tienen claro: en los periódicos. Cada día 14,3 millones de españoles consumen prensa. Ni es minoritaria ni exclusiva de edades avanzadas: casi el 40% de quienes tienen entre 25 y 45 años la leen a diario

Eran las ocho de la mañana del 17 de mayo y Carol Hanner, directora del Winston-Salem Journal, estaba a punto de sucumbir a un ataque de pánico. Intentaba que su iPhone le devolviera el mail que había borrado sin leer y que iba a cambiar el futuro de su periódico. «Oh, Dios mío. Nos ha comprado Warren Buffet». A la misma hora, los 45 periodistas de su diario y las plantillas al completo de otras 62 publicaciones del grupo Media General recibían idéntico correo. Hanner levantó el teléfono y llamó a Richard Craver, su redactor económico. Lo sentía, pero se anulaba su descanso. Tenía que trabajar en la mejor de las noticias. «La gente estaba eufórica. Fue el mejor desenlace imaginable», recuerda la directora desde su despacho en Camel City, como se conoce al municipio de Winston-Salem (260.000 habitantes y 60.000 periódicos vendidos a diario), cuna de la industria tabaquera de Carolina del Norte y de los conocidos cigarrillos. «Que un inversor como Buffet dijera que los periódicos son una buena inversión fue un mensaje increíble».

El multimillonario ya había desembolsado 200 millones de dólares en noviembre por el Omaha World Herald, el rotativo de su ciudad natal en Nebraska. Allí ganó sus primeros dólares con 13 años repartiendo precisamente periódicos. Algunos despreciaron la inversión y la interpretaron como el arranque sentimental de un octogenario, pero quienes conocen a Buffet, tercera fortuna del mundo, saben que no coloca un dólar donde no hay negocio. La compra de los 63 periódicos en mayo (142 millones) y de otros dos en Texas hace apenas unos días, el Bryan-College Station Eagle y el Waco Tribune Herald, ha sacado a la luz una estrategia de inversión que él mismo ha aclarado: «En las ciudades con un gran sentido de la comunidad, no hay institución más importante que el periódico local».

La apuesta de Buffet es una inyección de confianza para la prensa, inmersa en una reconversión tecnológica y acostumbrada a negros augurios. «Sigue habiendo un negocio para los periódicos impresos. En Winston-Salem, la mayoría de la gente quiere leer en papel. Cuando los más jóvenes crezcan, quizá la cosa cambie. De todos modos, hay aspectos que la industria tiene que afrontar, como la caída de anuncios o clasificados», sostiene Hanner.

La cercanía del diario

Pese al innegable avance de Internet, el periódico impreso ni es minoritario ni exclusivo de generaciones veteranas. En España, 14,3 millones de personas leen prensa a diario, de las que más de ocho millones se decantan por diarios regionales, un buen ejemplo de ese vínculo por la comunidad del que habla Buffet. Aunque el porcentaje más alto de audiencia (41,2%) está entre los 45 y los 54 años, la diferencia con otras franjas de edad no es abismal: el 39,6% de los que están entre los 35 y los 44 años y el 37,6% de quienes tienen entre 25 y 34 consultan cada día alguno de los 130 periódicos que se publican en nuestro país. Para José María Moreno, director gerente de Wan-Ifra Ibérica (Asociación Mundial de Periódicos y Editores), la evolución hacia Internet no debe camuflar la realidad: «La mayor parte de la gente que se informa lo hace a través de papel».

En España, en plena crisis económica, el periódico ha amortiguado mejor que otros productos el desplome sin precedentes del consumo. La difusión ha cedido un 10,8% desde 2007, una cifra aceptable si se compara con otros sectores: productos textiles (-24%), electrodomésticos (-27%) bebidas alcohólicas en bares y restaurantes (-27%) o concesionarios (-48%), por citar algunos. El valor de las cabeceras resiste como fuente de noticias y opinión pese a la ebullición digital y la superabundancia informativa de las redes sociales. Los lectores, además, insisten: el periódico es el medio donde encuentran las noticias más fiables, a distancia de la televisión, la radio o Internet.

Que la prensa escrita es de algún modo el alma de un país se aprecia cada día en todos los ámbitos de la sociedad. También en el deportivo. Así se pudo ver hace justo una semana en la final de Wimbledon, cuando el escocés Andy Murray, que acababa de perder contra Federer la posibilidad de ser el primer británico en ganar el torneo en 74 años, habló de la presión, pero también del aliento, que había sentido los días precedentes, al verse en las portadas de todos los periódicos, y darse cuenta de que todo un país estaba detrás suyo: «Estos días algunos periodistas me han dicho que han podido escribir las mejores historias de su carrera. El tenis ha gozado de un enorme espacio en la prensa, algo que no siempre ha sucedido en el Reino Unido» , confesó Murray.

Nuevas cabeceras

Más allá de la visión que se tiene de la lectura de diarios en Europa o en Estados Unidos, muy influida por la recesión y el avance de las nuevas tecnologías, hay otra muy distinta en las economías emergentes. Allí, no se habla de crisis de la prensa. Imposible con el nacimiento de nuevas cabeceras y los crecimientos espectaculares de lectores y anunciantes. En Latinoamérica, las ventas han avanzado un 5% en cuatro años, con incrementos extraordinarios en México (16%) o Brasil (21%), donde una incipiente clase media que consume periódicos por primera vez y la aparición de diarios populares han creado un caldo de cultivo idóneo.

En los estados brasileños de Rio Grande do Sul y Santa Catarina, el grupo RBS ve crecer a sus ocho periódicos, abundantes en audiencia y publicidad, mientras imagina un futuro «saludable» para sus ediciones impresas (acaba de comprar una rotativa por 40 millones de dólares). Podría vivir tan solo del papel (en Brasil, los ingresos por anuncios han crecido un 70%), pero RBS combina esta época dorada con una presencia pujante en la Red, algo que ocurre en casi todos los diarios de la zona. El portal de su periódico más influyente, &lsquoZero Hora&rsquo, suma ya 3,41 millones de usuarios únicos al mes, y puede consultarse en iPhone, tableta, y, en breve, contará con una suscripción de pago. «Nuestra filosofía es ser ubicuos: estar con el lector donde quiera, cuando quiera y como quiera», afirma el presidente ejecutivo de la compañía, Eduardo Sirotsky.

En Asia, la prensa también asiste a un crecimiento por encima del 10%. Aquí, el protagonismo lo acapara India, el país del mundo donde se venden más periódicos. Sus 110 millones de ejemplares diarios han desterrado a China del pódium. En ese ecosistema efervescente hay realidades minúsculas, como The Musalman, una joya manuscrita de cuatro caras en caligrafía urdu que sale cada día a la calle desde hace 85 años y que cuenta con 22.000 suscriptores entre el colectivo musulmán. Y también, realidades descomunales, como The Times of India, el periódico en inglés con más lectores en el mundo: 13 millones.

Si alejamos el foco de las particularidades de cada país, aparece además una cifra redonda: 2.300 millones de personas leen cada día un periódico en los cinco continentes. Un dato que desmorona y deja sin base los vaticinios agoreros sobre su pronto final.

La prensa mantiene su fortaleza como producto, pero además Internet ha conseguido que cuente con más lectores que nunca. Si consideramos el periódico como un todo, papel más digital, jamás ha tenido tanta audiencia: 18 millones de personas consultan una cabecera a diario en España. Con una novedad, en apenas un lustro, los lectores menores de 34 años han crecido casi un 8% y la mitad de la población en esa franja de edad se informa a diario por algún periódico impreso o digital.

La fidelidad de los lectores más allá del formato lleva a algunos expertos y profesionales a plantear una ampliación de la definición de periódico. «Debemos dejar de referirnos a los diarios solo como productos impresos. Casi todos publican en papel, pero también online. Contamos historias en palabras, en vídeo… La redacciones se centran ahora en móviles, en tabletas…», remarca Jennifer Preston, exeditora de redes sociales en The New York Times.

Rosental Alves, profesor de la Universidad de Texas y asesor de medios, comparte idéntica opinión. Apasionado de los periódicos, a sus 60 años vive enganchado a un iPad que no abandona ni cuando hace ejercicio sobre la cinta andadora. «Un periódico no es solo papel, también es todas sus extensiones digitales. No es que vaya a adaptarse para seguir existiendo, es que hoy ya es otra cosa».

La capacidad de los diarios para amoldarse a las nuevas tecnologías y usos de los lectores ha desembocado en iniciativas como Kiosko y Más (kioskoymas.com), la plataforma digital liderada por Vocento y Prisa, a la que se han sumado otra treintena de editores hasta componer la mayor alianza de publicaciones de Europa, con 200 títulos. Este quiosco digital ofrece la edición impresa actualizada y mejorada en el ordenador, la tableta o móvil del lector, pero además aprovecha las ventajas de estos soportes e incorpora vídeos, audios o permite compartir noticias en las redes sociales.

Visión de futuro

¿Y cómo será todo en cinco años? ¿Qué pasos habrá dado la prensa en su proceso de reconversión? «Teniendo lectores y anunciantes, los periódicos tienen vida perpetua», sostiene Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento, para quien los diarios son la «obra completa» a través de la cual los lectores entienden lo que ocurre cada día en su entorno. «No se trata de una cuestión generacional. Seguiremos teniendo compradores de prensa en los próximos años, tanto en papel como online. Ambas son venta de periódicos y además nuestros compradores son un target muy deseable para los anunciantes».

La prensa sobrevivió a la radio, la radio a la televisión… El profesor Rosental Alves lo explica a sus alumnos en clase «Solo los exagerados están enterrando el papel. Los periódicos de papel no están muertos; están muertos los periódicos solo de papel», defiende en un curioso juego de palabras este teórico, que afirma ser «muy optimista» sobre el futuro de la prensa. Para él, que considera un mero «detalle» que los diarios continúen saliendo de las rotativas, lo verdaderamente importante «es que las empresas periodísticas sigan existiendo».

Noticia original: 1001 Medios

Este contenido ha sido bloqueado y ya no se puede comentar más.

El video

EUROmodul stand TRANSFORMER 7 Abril 2013 Video Portada
EUROmodul stand TRANSFORMER
Leer más 0 Comentarios 8588 Lecturas
 
 

Lo que se comenta...

 

Regístrate en a:Ditoday

a:Ditoday

 

Regístrateen a:Ditoday y tendrás acceso al resto de secciones:

 

  • Foros exclusivos
  • Noticias adicionales
  • Participación en encuestas
  • Acceso a bases de datos

 

Para registrarte en a:Ditoday tan sólo necesitas una cuenta de e-mail válida.

 

Ya nos sigues?También puedes seguirnos en Twitter, en FaceBook y en Google +1

 

Estás aquí Otras secciones Corporativas